Los problemas cardiovasculares son uno de los principales motivos de mortalidad en España. Cada año más de 70.000 personas sufren un infarto y de ellas casi la mitad mueren antes de llegar al hospital debido a una parada cardiorrespiratoria. Esto se agrava en los centros de trabajo, por lo que es necesario cardio protegerlos para reducir todo lo posible estas alarmantes cifras.

Cada vez son más las empresas que apuestan por cardio proteger sus centros de trabajo. Para ello adquieren desfibriladores semiautomáticos que además de ser muy fáciles de manejar tienen la gran ventaja de su movilidad. Son fácilmente transportables, por lo que pueden estar en el momento preciso antes de que pasen los 5 minutos posteriores al ataque al corazón.

Las fábricas, obras de construcción, oficinas, supermercados y negocios que cuentan con un alto número de trabajadores y afluencia de clientes deben tomar consciencia de la importancia de estos aparatos, que son decisivos para recuperarse de una parada cardiorrespiratoria y por tanto sobrevivir al accidente.

“El empresario deberá garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo.”

Perfil de trabajador con más riesgo

Existen determinadores perfiles de población activa que son más propensos a sufrir un episodio cardiaco. Teniendo en cuenta esto, la instalación de los DESA puede ser una de las prioridades de tu empresa. Por ejemplo, a medida que las personas envejecen aumenta el riesgo de tener todo tipo de insuficiencias cardiacas.

También hay que observar la carga de trabajo, ya que no es lo mismo estar en una oficina que en una fábrica con condiciones ambientales desfavorables y una gran exigencia física. Cuando el trabajo se vuelve más pesado también aumenta el ritmo cardiaco. Si a esto le unes altas temperaturas tenemos los ingredientes perfectos para que las probabilidades de sufrir un infarto aumenten.

Debemos tener especial cuidado con los turnos de noche. Ya que las estadísticas nos dicen que una gran cantidad de problemas del corazón hacen presencia a estas horas. Y en general, factores como el estrés, un mal estado físico o hábitos poco saludables como el alcohol o el tabaco pueden incrementar las posibilidades de estos episodios.

En estos casos, es absolutamente necesario contar con equipos de desfibrilación semiautomática, ya que es cuestión de tiempo que alguno de los trabajadores tenga un problema relacionado con el corazón. Llegados a este punto, no habrá mejor inversión que los DESA. Podrás atender al paciente y practicarle una reanimación cardiopulmonar, aumentando exponencialmente las probabilidades de sobrevivir mientras el servicio de urgencias está en camino.

CONSIGUE FORMACIÓN BONIFICADA DE RCP Y DESA

¿Qué es la formación bonificada?

La formación bonificada es un tipo de crédito concedido a las empresas para que inviertan en la formación profesional de sus empleados con el objetivo de incrementar tanto el rendimiento como la competitividad de su equipo de trabajo.

¿Pero cómo se realiza este tipo de bonificación?

Aunque no todo el mundo tiene conocimiento sobre ello, todas las empresas y los empleados aportan todos los meses una cantidad determinada a la Seguridad Social en concepto de formación, si bien dicho importe puede ser recuperado posteriormente para invertirlo en la realización de cursos por parte de los empleados.

De esta forma, las empresas tienen la posibilidad de mejorar las competencias de sus trabajadores sin la necesidad de abonar un importe adicional, por lo que los cursos de formación bonificada se presentan como una opción excelente para conseguir un aumento de la productividad.

 

¿Quieres que te informemos?